Granjas ecológicas publicar servicio /

Granjas ecologicas

El origen del movimiento en contra del sufrimiento animal viene desembocado por nuestra necesidad de alimentación. Los seres humanos somos omnívoros, es decir, nos alimentamos de todo tipo de seres vivos. Necesitamos comer tanto animales como plantas, en una buena proporción. Estamos hechos así, algunos animales comen plantas, otros animales se comen a otros animales, y otros animales como nosotros comen tanto plantas como animales. Así es como tenemos hecho nuestro aparato digestivo, nuestra biología, nuestro metabolismo es así.

Si vamos a comprar determinados alimentos al supermercado, como por ejemplo huevos, tienen varias distinciones a parte de su tamaño. Los huevos, a parte de en su tamaño o especie de la que vienen se diferencian en su sistema de cría: si es intensiva (muy industrializada) o ecológica (más natural). Es decir, tenemos granjas en el que el sistema de cría es muy industrializado, en el que tienen a las gallinas ponedoras hacinadas en jaulas donde casi no se pueden mover. Y por otro lado también tenemos las granjas que producen los huevos ecológicos, en las que las gallinas y gallos viven sueltos, corriendo y alimentándose de forma mucho más natural, sin suplementos alimenticios como hormonas de crecimiento, en una zona que este libre de plaguicidas y demás elementos químicos perjudiciales. En las granjas ecológicas, los animales crecen y se desarrollan en un entorno bastante natural, poco o nada intensificado, sin añadir en el proceso casi elementos artificiales.

De igual manera que las gallinas y gallos, también hay otros animales en cría ecológica para alimentación. A éstas granjas donde utilizan éste sistema, se les denominan granjas ecológicas. Aquí los animales crecen de una manera mucho mas agradable para ellos, mucho más saludable tanto para los animales como para nosotros. Aparte de que los animales no sufren durante su vida de forma innecesaria, su carne es mucho mejor, mucho más saludable: no tiene exceso de hormonas, medicinas, o cualquier otro elemento artificial que mucho se usan en otros tipos de granjas intensificadas. Tampoco se afecta al ritmo de reproducción de los animales, evitando la inseminación artificial. Además de la buena crianza de los animales, se mejora el uso de la tierra, siendo esta más fértil y menos contaminada. Por lo general, hoy en día es más común la crianza industrializada, ya que es más rápida y produce más beneficios económicos al ganadero, pero la situación de los animales en este sistema es mala, y la materia animal para el consumo no tiene la buena calidad de las granjas ecológicas.

En estas granjas ecológicas también se suelen tener huertas. No sobra decir que los productos de estos huertos también son naturales, por lo tanto también mucho más nutritivos y saludables para nosotros. En esta sección podrás encontrar las distintas granjas de éste tipo que ya están funcionando de forma ecológica.